"Buscar la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo..."


martes, 24 de noviembre de 2015

El reclamo de las Grullas

Otro año más las grullas han regresado ala península desde el norte de Europa.

Cada vez se las conoce más por aquí y crean gran expectación, aunque no siempre se respetan y cuidan sus lugares de descanso y andan esquivando al hombre de manera constante a lo largo de todo el día.

La inmensa mayoría de la gente asocia a las grullas con el atardecer y el regreso a los dormideros casi anocheciendo, pues es más fácil de observar, aunque para mi es la mañana la hora verdaderamente mágica.

Grullas en el dormidero de la cola del embalse de Rosarito
Grullas en un pequeño dormidero en al cola del embalse de Rosarito.
Las grullas tienen múltiples dormideros por la zona del embalse. En el agua se sienten seguras frente a predadores.
La imagen está tomada desde lejos y bien oculto para no molestarlas lo más mínimo.

Si antes de amanecer, cuando todavía no ha comenzado a iluminarse el cielo al Este, nos situamos bien escondidos (fundamental no molestar lo más mínimo) cerca de las zonas a las que las grullas llegan nada más salir del dormidero (para tomar cuanto antes el primer alimento del día), podremos ver como con las primeras luces, sobre las 8:00 de la mañana empieza a escucharse el trompeteo de las grullas en sus dormideros.

Grulla cantando en la mañana, reclamando la atención del resto de compañeros.
Sentado entre los juncos y cubierto con una red de camuflaje, y ya siendo parte del paisaje, las grullas se comportan con toda normalidad y cantan en la mañana indicando su posición al resto de grupos.
Este sonido se va incrementando poco a poco hasta que inician el vuelo en pequeños grupos que se juntan en otros mayores y se disponen a volar hacia las zonas de alimentación pasando bando tras bando sobre nuestras cabezas.



Las grullas que están posadas, ya sea porque están en la cercanía del dormidero y todavía no han comenzado el vuelo o porque han salido del mismo pero pronto han descendido para picotear algo, se dedican a observar muy atentamente a las que van pasando y las llaman con grandes voces.

Grulla observando con atención a otros compañeros y bandos que pasan volando.

Por lo que he visto en numerosas ocasiones, estoy convencido de que reconocen a los individuos en vuelo.

Muchas solo levantan el vuelo al pasar un grupo determinado (al que parecen estar esperando con inquietud) y cuando alguna pierde su grupo familiar regresa hacia el dormidero (en contra de la dirección general) dando con cierta desesperación constantes y grandes voces hasta que encuentra a los suyos.

Grupo familiar típico en vuelo, compuesto por los padres y la cría de este año.
Grupo familiar típico en vuelo, compuesto por los padres y la cría de este año.
Estos grupos familiares están compuestos por un par de adultos con los jóvenes de este año (de uno a dos, raramente tres) y los vemos juntos tanto en vuelo como alimentándose en tierra.

También hay grupos heterogéneos de adultos sin pareja junto a parejas con crías jóvenes. Lo que ya no podemos saber en estos casos es si comparten algún tipo de relación familiar entre ellos.

Según avanza la mañana, se alejarán aún más de las cercanías de los dormideros e irán a las dehesas a continuar alimentándose, esta vez con bellotas, restos de siembra e insectos.

Por la tarde regresarán de nuevo al dormidero, generando ese gran espectáculo por todos conocido, pasando la noche protegidas hasta la mañana siguiente.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...