"Buscar la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo..."


domingo, 24 de mayo de 2015

Empusa pennata, la mantis "Alien".

Empusa pennata (Thunberg, 1815)

Empusa pennata hembra
Objetivo Canon 100mm, 2.8.

En un insecto emparentado con las cucarachas y las mantis (Superorden Dictyoptera) de la familia Empusidae. Su color depende del entorno circundante cuando realiza la última muda y va desde pardo hasta verde.

El primer par de alas es un helitroide cuya función es proteger al segundo par de alas membranáceas, que les permite volar. El abdomen presenta tubérculos por su cara ventral, disponiéndose enrollado sobre sí mismo en las ninfas; y extendido, en los adultos.

Detalle del abdomen:

Detalle del abdomen de una Empusa pennata hembra.


Lo más llamativo y que la diferencia de otras mantis es su característica cresta en la cabeza.
En las hembras las antenas son filiformes y en los machos plumosas (pues necesitan más receptores para localizar las feromonas de las hembras).

Empusa pennata hembra



Para el apareamiento las hembras emiten unas feromonas que son captadas por las antenas plumosas de los machos. Éstos siguen el rastro en busca del origen de la señal hasta dar con la hembra.

A diferencia de otros mántidos europeos, la hembra en raras ocasiones devora al macho.

Tras la cópula la hembra deposita los huevos en uno o varios estuches espumosos (ootecas) de no más de 1,5 cm de largo, de forma alargada y de color marrón. La espuma se endurece al contacto con el aire y proporciona protección a la puesta. De cada ooteca salen unas 30 ninfas.

También es distinta a otras mantis en cuanto que las ninfas emergen en verano (en vez de al final del invierno), alimentándose durante el otoño y el inverno.

Ninfa de una Empusa pennata
Ninfa de Empusa pennata de unos 30 mm. de alto.

Ninfa de una Empusa pennata
Desde luego, sabía que la estaba mirando.
Si el invierno fuera muy frío, se resguardan y entran en diapausa (inactividad y bajo estado metabólico).

El crecimiento termina en primavera.

Se alimenta de presas pequeñas desde moscas y arañas, hasta pequeños saltamontes.

domingo, 10 de mayo de 2015

La sombra del predador

Sombra de Synema globosum en una flor de jara.

Al acecho en las flores de la Jara. 
Al comienzo de la primavera el predador acecha.

 
Si nos acercamos y nos atrevemos a mirar más cerca, encontraremos a un macho de Synema globosum , mirándonos curioso.

Macho de Synema globosum sobre flor de jara

Pero no somos su presa, ni este sitio tan expuesto es su preferido.


Macho de Synema globosum bajo los estambres de una flor de jara.

Le gusta más estar bajo los estambres, mucho más oculto.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...