"Buscar la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo..."


martes, 4 de agosto de 2015

Serapias lingua; la orquídea de los prados del sur de Gredos.


Esta especie de orquídea; Serapias lingua L., es muy común y está ampliamente distribuida por la mitad occidental de la Península.

Serapias lingua; planta entera en un prado.


Serapias lingua; vista del interior de la flor
Dentro de la flor de Serapias lingua podemos intuir una estructura poco común.

El termino orquídea proviene del griego orchis (Testículo) y fue denominada así por el filósofo griego Aristóteles debido a la forma que tienen los pseudobulbos de esta planta.


Estructura floral:

 Su estructura floral es más complicada que otras flores; el Perianto (estructura floral que rodea a los órganos sexuales) consta de 6 piezas (3 Sépalos y 3 pétalos) que forman dos conjuntos bastante diferenciados la Gálea (formada por 3 sépalos y 2 pétalos) y el Labelo que es un pétalo grande.

Partes de la flor de Serapias.
Partes del Perianto de Serapias.

Corte longitudinal de Serapias lingua, apreciandose su estructura interna.
Corte longitudinal de una flor de Serapias donde puede observarse toda su estructura interna.

 Perianto

  • Gálea
    • 3 Sépalos unidos por los márgenes (el central menor que los laterales).
    • 2 pétalos pequeños y laterales.
  • Labelo
    • 1 pétalo grande.
      • Hipoquilo (parte superior).
      • Epiquilo (parte inferior).
El perianto de Serapias desplegado y en detalle.
El perianto de Serapias desplegado y en detalle.
El Labelo es característico de cada especie del género Serapias. En el caso de Serapias lingua el labelo tiene una callosidad de color púrpura a marrón rojizo que simula ser el abdomen de la hembra de la abeja del género Ceratina (Ceratina cucurbitina). En otras especies esta callosidad o lamela puede tener distintas formas.



Lo que la caracteriza a Serapias lingua y la diferencia de otras especies es tener en la base del labelo con una callosidad simple, oblonga y el  epiquilo mucho más estrecho que el hipoquilo extendido.

Ginostemo o Columna.

Si nos fijamos detenidamente dentro de la flor de Serapias, podemos ver los órganos reproductores en una estructura complicada y llamativa.

Vista del Callo de una Serapias lingua con el Ginostemo encima.
Vista del Callo de una Serapias lingua con el Ginostemo encima.

El Ginostemo es una estructura reproductiva que deriva de la fusión de las partes femenina y masculina (estambres y pistilo) dentro de un solo órgano.

Vista frontal del Ginostemo de Serapias lingua.
Vista frontal del Ginostemo de Serapias lingua.
Las polinias están protegidas dentro. Justo debajo en primer plano aparece el viscidio preparado para pegarse en la cabeza de la abeja Ceratina.
Detalle del Ginostemo de Serapias lingua
Detalle del Ginostemo de Serapias lingua situado encima del Callo o Lamela.
Se han sacado un poco las polinias para verlas en detalle.
La parte masculina de la flor tiene dos estambres en una estructura que se separa de la flor para quedarse pegada al insecto y este pueda transportarla a otra flor y se denomina Polinario.

El  Polinario suele tener un extremo prolongado, semejante a un pedúnculo, que se denomina caudícula al final del cual está el polen dentro de una estructura con el nombre de Másula o Polinia.

Estructura del Polinario de Serapias


La base un poco ensanchada y con el nombre de viscidio o retináculo, es pegajosa y es la parte que se pega a la abeja y facilita el transporte del polen a otras plantas.

Ecología.

Crece a plena luz, en prados y pastizales muy húmedos, rezumantes o temporalmente encharcados.
Florecen en primavera a partir de una roseta de hojas que se forma el otoño anterior. Después de la maduración de los frutos y la dispersión de las semillas, desaparece la parte aérea y pasan el verano sólo como tubérculos.

Son polinizadas por abejas solitarias de los géneros Osmia y Ceratina (Ceratina cucurbitina), que usan las flores como refugios nocturnos. 

Además los machos de Ceratina cucurbitina intentan copular con la callosidad del hipoquilo, probablemente atraídos por feromonas semejantes a las de las abejas hembras, aunque esto todavía no se ha demostrado.

Ceratina cucurbitina atrapada en una tela de araña en Serapias lingua.
Ceratina cucurbitina encontrada atrapada en una tela de araña en Serapias lingua.

Detalle de un macho de Ceratina cucurbitina atrapado en una tela de araña en Serapias lingua.
Detalle de un macho de Ceratina cucurbitina atrapado en una tela de araña en Serapias lingua.
Al intentar copular (pseudocópula) con la callosidad de Serapias, se les pega a los machos en la cabeza la Polinia, la cual transportan a otras flores.

Ceratina cucurbitina mostrando los polinarios pegados en su cabeza.
Macho de Ceratina cucurbitina mostrando los polinarios pegados en su cabeza.

Es común ver a arañas que cazan sobre ellas, fijan dentro su refugio (sobre todo las arañas de la familia Thomisidae) y diversos géneros de abejas que duermen en su interior con la cabeza metida en la flor, pues aquí están más protegidas y la temperatura es al menos un par de grados mayor que en el exterior.

En Serapias fructifica alrededor del 20% de las flores. Cada cápsula produce de 8.000  a 10.000 pequeñas semillas. Estas al ser muy pequeñas y tener muy pocas reservas energéticas dependen para fructificar de su simbiosis con un hongo con el que forman micorrizas (un tipo de estructura de unión).

Como vemos esta orquídea tiene una vida bastante interesante y diferente a otras plantas, así como asociaciones específicas con abejas y hongos.

La próxima vez que la veáis en el campo, lo haréis con otro ojos.


Enlaces de interés.



6 comentarios:

  1. No he visto nunca esta orquídea al natural y ya me gustaría. muy interesante la lección de botánica sobre las orquídeas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primavera por la zona del valle del Tietar y la Vera pasando por Extremadura y llegando a Portugal tenemos esta especie.
      Siempre en prados encharcados o en prados al borde de ríos o embalses. Tiene una forma poco común y si uno tiene la suerte de ver también a la abejita Ceratina con los polinios pegados a su cabeza, entonces se puede dar por más que satisfecho.

      Espero puedas verla la próxima primavera.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Fascinante, Carlos. Una entrada muy bien trabajada, como suelen ser las tuyas

    Abrazos asturianos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sammy, no sabía mucho de esta especie, así que la he hecho un seguimiento durante un par de temporadas.

      Solo al final de la primavera de este año he podido encontrar a su polinizadora; la Ceratina. Todo esto gracias a la ayuda de un par de ejemplares de arañas Synema globosum, que realizaron el proceso de captura. La pena es no poder haber encontrado ejemplares vivos.

      Nos vemos por tierras Veratas...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...