"Buscar la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo..."


lunes, 10 de noviembre de 2014

Frutos de otoño para preparar mermeladas

Esta es la estación de la cosecha, el otoño, donde se recogen los frutos producidos en primavera.

Vamos a centrar nuestra atención en tres frutos silvestres que nos pueden servir para realizar mermeladas; el Escaramujo (rosa canina), el fruto del Majuelo (Crataegus monogina) y la Almecina o fruto del Alméz (Celtis australis).

El escaramujo (Rosa canina L.)

Etimología:
Rosa: nombre genérico que proviene directamente y sin cambios del latín rosa que deriva a su vez del griego antiguo rhódon, con el significado que conocemos: «la rosa» o «la flor del rosal»
canina: epíteto que le fue dado por la forma de los aguijones, similar a los colmillos de los perros. El fruto, el tapaculo o escaramujo, es botánicamente conocido como un cinorrodón. Cinorrodón es una transcripción de una palabra compuesta de origen griego (kion + rhodon), que significa «rosal perruno».

Foto detalle de escaramujo de gredos
Detalle de los suculentos escaramujos.
El rosal silvestre en esta época muestra sus frutos de un color anaranjado intenso a rojo o rojo oscuro. Crece en Setos y en la orla espinosa de robledales, encinares, pinares.

Escaramujos de diversos colores
Escaramujos de diversos colores según su estado de maduración.
  Los frutos (pomáceos) del mismo tipo que las manzanas, peras o nísperos son comestibles en crudo, muy ricos en vitamina C y con ellos se puede preparar desde té, sopas a mermelada.

Una vez recogidos los frutos de la Rosa canina (una vez que te has pinchado varias veces comprendes el nombre, porque esta planta “muerde”) viene el penoso trabajo de abrir los frutos y quitarles las semillas junto con unos pequeños pelos muy molestos.

Fruto del escaramujo, cortado longitudinalmente. Se pueden ver las semillas.
Detalle de las semillas del escaramujo.
Conviene darles unos cuantos baños en agua para separar los pelillos y dejarlos secar un poco. Hay gente que los cuece enteros y posteriormente los tritura y pasa por un pasapuré para quitar las semillas, es un proceso más rápido y menos laborioso pero el resultado no es tan limpio.

Una vez abiertos y limpios podemos optar por realizar una mermelada en crudo, para mantener los altos niveles de vitamina C o del modo tradicional cociéndolo.

Para la mermelada en crudo basta con dejarlos en agua un día y que se reblandezcan, se retira el agua sobrante y luego se trituran.

En Alemania se marina la pulpa con el caldo de la cocción de la nuez y triturándola posteriormente, antes de su mezcla con el azúcar.

La cantidad de azúcar a añadir es un poco menos del peso del conjunto de frutos. Si se hace en cocción el azúcar se añade a la misma cocción. Con el agua sobrante de la cocción se puede preparar una estupenda jalea.

El sabor de la mermelada de escaramujo tiene un toque ácido que la hace ser muy apreciada.

El sabor de la mermelada de escaramujo tiene un toque ácido que la hace ser muy apreciada
Mermelada de escaramujo ya preparada y lista para consumir.

Mermelada de escaramujo


A parte, el escaramujo tiene unas propiedades medicinales muy interesantes;  es uno de los frutos con más vitamina C que existen, además de A, D y E, la pectina en forma de fibra favorece el tránsito intestinal y es antiinflamatorio y cicatrizante.


Enlaces:

El escaramujo en Flora vascular.
El Escaramujo. Propiedades y uso terapeutico - Dialnet


El Majuelo (Crataegus monogyna) o  espino albar.

Etimología:
Crataegus proviene del griego "kratos" y significa "duro", probablemente refiriéndose a su madera. Monogyna, de "mono" = uno y "gynos" = pistilo.


Espino albar con Gredos al fondo
Espino albar con Gredos al fondo.
 Esta planta es otra rosácea, de flores blancas de efectos sedantes en infusión.


Frutos de Majuelo
Los frutos del majuelo de cerca.
El nombre Crataegus hace referencia a su dura madera y monogyna a su única hoja carpelar, por lo que el fruto tiene una sola semilla.


Detalle del corte longitudinal del fruto del majuelo mostrando su semilla.
Detalle de corte longitudinal del fruto (majuela) del majuelo mostrando su semilla.

Encontramos a este árbol en setos y también solitario en pequeños claros de bosque.

El fruto  (“majuela”) en pomo de color rojo intenso, piel fina e interior con una pulpa blanco–amarillenta algo dulce. Recuerda a una pequeña manzana.

La mermelada realizada al modo tradicional (cocción con un poco menos de la mitad del peso de los frutos en azúcar) con un toque de canela y un par de cucharadas de limón tiene un agradable sabor.

También se puede hacer jalea y licor con este fruto.

Algunas propiedades medicinales:

El hiperósido y la vitexina (flavonoides) actúan como reguladores del ritmo cardiaco disminuyendo las palpitaciones del corazón en personas con ansiedad y nerviosismo. Actúa de forma general sobre el sistema circulatorio aumentando el flujo coronario y garantizando al músculo cardíaco un aporte mayor de sangre oxigenada (prevención de anginas de pecho).
Por otro lado, ejerce una actividad sedante del sistema nervioso central, asegurando así un notable efecto en los estados de nerviosismo, irritabilidad, ansiedad y en los trastornos del sueño. Al contrario de lo que sucede con los medicamentos de síntesis, el espino albar no provoca dependencia, ni efectos secundarios (somnolencia diurna, pérdidas de memoria...).


El Almez (Celtis Australis), Ojaranzo, aligonero o latonero.


Etimología:
Celtis: nombre genérico que deriva de céltis f. – lat. celt(h)is = en Plinio el Viejo, es el nombre que recibía en África el "lotus", que para algunos glosadores es el azufaifo (Ziziphus jujuba Mill., ramnáceas) y para otros el almez (Celtis australis L.)10
australis: epíteto latino que significa "del sur".

 
Fruto del Almez o Celtis australis
Diversos estadios de maduración del fruto del Almez
 Almez, su nombre vernáculo más corriente en castellano, proviene del hispano árabe al máys, del árabe clásico mays, que significa literalmente "árbol".

El fruto del Almez  se conoce como “Almecina”, una drupa carnosa de un centímetro de diámetro, casi negra por fuera y amarilla por dentro y ha sido utilizado desde muy antiguo como alimento.


 Algunos estudiosos piensan que el “Loto” al que se refería Homero en “La odisea” cuando hablaba del país de los Lotófagos, era al fruto del Almez .

También se han encontrado semillas del Almez en Atapuerca, entre restos humanos. De hecho se ha averiguado que el “Homo antecessor” comía carne humana junto a almecinas como acompañamiento.


Noticia:
http://www.publico.es/390842/el-hombre-de-atapuerca-comia-carne-humana-con-frutos-del-bosque

Dejando de lado estas curiosidades, para obtener mermelada del almez conviene dejar los frutos en agua o cocerlos un poco para que se desprenda con mayor facilidad la ligera carne que cubre a la semilla.

Luego se puede aplastar a mano, utilizar un pasapuré o cualquier otro método que permita separar la escasa carne de este dulce fruto.

La mermelada resultante tiene un aspecto casi de chocolate. Al ser el fruto bastante dulce no hace falta añadir mucho azúcar y el resultado es una mermelada densa y de sabor intenso muy curiosa.


¡Que aproveche!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...