"Buscar la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo..."


lunes, 16 de julio de 2012

Los Charrancitos del Embalse de Rosarito.

Nombre científico: Sterna albifrons (Pallas 1764)

Castellano: Charrancito Común
Catalán: Xatrac menut
Euskera: Txenada txikia
Gallego: Carrán pequeno
Inglés: Little Tern
Francés: Sterne naine

Sinónimos:
Sternula albifrons AOU, Sternula albifrons Christidis and Boles (2008), Sternula albifrons , Sternula albifrons albifrons Christidis and Boles (2008).

Orden: Charadriiformes
Familia: Sternidae

Charrancito en pleno vuelo
 

Como ya me ha pasado en otras ocasiones, intento ir a fotografiar a especies muy concretas a zonas muy delimitadas y normalmente debido a la presencia humana, no puedo.

Antes me fastidiaba mucho pero descubrí que cuando intentas hacer algo y el universo conspira para que no lo hagas, entonces debes dejarte llevar y tomar otro camino, pues hay otro camino preparado para ti.

Esto mismo me ocurrió el otro día, iba a hacer fotos a un grupo de aviones zapadores, tenía en mi cabeza las fotos a realizar y cuando estoy llegando me encuentro a una familia entera con muchos críos ruidosos y padres pegando grandes voces y rompiendo toda la tranquilidad de la zona, por lo que ya imposible claro…

Ante mi frustración, cogí y me fui en otra dirección pensando en que otra cosa surgiría, pillé la bici, me alejé y acabé al borde del embalse de Rosarito simplemente esperando a ver qué pasaba.

Grupo de charrancitos descansando en el Rosarito
Grupo de Charrancitos descansando en la orilla del embalse de Rosarito.

Entonces pude ver como unos charrancitos revoloteaban en la orilla, me acerqué despacio y allí había de 9 a 10 individuos parados sobre las piedras mientras aguantaban el fuerte viento que se había levantado ese día.

Pareja de charrancitos


Así que cogí el trípode, la cámara y una liviana malla de camuflaje y me fui acercando poco a poco por detrás de un árbol, y no se asustaban… me acerqué un poquito más..., perdí la zapatilla (pues utilicé el cordón de la misma para amarrar la maya al objetivo de la cámara) y acabé a escasos metros de ellos bajo un espino albar.

El comportamiento de los charrancitos me recordaba al de los abejarucos; vienen, están un ratito y se vuelven a ir. Es justo en estos momentos, cuando se marchan, en los que puedo aprovechar para cambiar de posición y mover la pierna que se me ha dormido, pues a veces se pasa mucho tiempo oculto sin moverte.

Cormorán grande saliendo del agua
De un salto, el cormorán grande sale del agua.

Cormorán secándo sus plumas al viento, embalse de Rosarito
Debe secar sus plumas que se mojan en parte con el agua, a pesar de que sí tiene glándula uropigea.

Al poco veo como de lejos se acerca un cormorán volando a ras del agua y se me pone al lado, le hago su sesión de fotos y en determinado momento me doy cuenta que tengo a una Garza real a la izquierda del cormorán.

Garza real en el embalse de Rosarito
Garza real, majestuosa e imponente.

Ser "invisible" y estar a escasos metros de estas aves sin que se den cuenta y sobretodo sin molestarlas, es una de las mejores experiencias que se puede tener.

Al final acabó llenándose la tarjeta de memoria y aguanté hasta que se fueron todas las aves, un poco antes de que se ocultara el sol.

La jornada fue espectacular y al final resultó más satisfactoria que si hubiera hecho las fotos a los aviones zapadores, y es que cuando una puerta se cierra otra se abre.

Al siguiente fin de semana cambié de estrategia, los vi muy confiados y me acerqué sin ocultarme. Vestido con colores poco llamativos y haciendo movimientos pausados, me fui acercando hasta llegar a la orilla, y entonces decidí dar un paso más y cruzar la frontera entre su medio y el mío, por lo que me metí en el agua con la cámara y el trípode.

Charrancitos
Cámbio de estrategia . Charrancitos fotografiados desde dentro del agua. Las aves continuaban con su comportamiento habitual sin hacerme mucho caso. Canon 7D, objetivo Canon 400mm.


Al final acabé de rodillas, con el agua por los hombros y a escasos metros de los charrancitos, que miraban despreocupados y continuaban con sus tareas. Esta vez era bien visible, pero mi comportamiento no les supuso ninguna amenaza y me toleraron.

Charrancitos en cortejo
Cortejo donde el macho entrega con delicadeza como regalo, un pez  a la hembra.

Charrancitos en cortejo entregando un pez
Una vez entregado

Del mismo modo que llegué me marché.

De nuevo toda una gran experiencia, merecen la pena los madrugones, las horas de espera e ir cargado con la bicicleta y todo el equipo encima.

Un día de estos pondré unas fotos de mi medio de trasporte.


/ -------------------------------------------------- /

Identificación:

Pico y patas a amarillos, frente blanca también en verano. La cola es ahorquillada y las primarias más externas negras (puntas de las alas). Secundarias más claras que el resto del ala.

Hábitat y Distribución:

Seis subespecies descritas ampliamente distribuidas a nivel mundial pero de forma discontinua.

Sus principales núcleos reproductores y poblaciones se localizan a lo largo de las costas atlántica y mediterránea del sur de la península Ibérica. En litorales y salinas, preferentemente en playas. Unas 6000 parejas.

En el interior peninsular se han registrado algunas pequeñas colonias en embalses y charcas de las cuencas de los ríos Tajo y Guadiana, en Extremadura y la Mancha húmeda, en zonas tanto arenosas como pedregosas. Se estima en unas 300 parejas en interior, la mayoría en Extremadura.

En migración, también en costas, rías, estuarios, lagos y marismas interiores.

Comportamiento:

Charrancito saliendo del agua
Charrancito despegando del agua después de haber intentado pescar un pez

Lo que más llama la atención de esta pequeña ave blanca, es su manera errática de volar con rápidos batidos y continuos cernidos.

Es una especie migradora, nidificante estival, repartiéndose por costas y algunas zonas de interior.

Estival y de paso (abril/mayo – julio/octubre), inverna en el oeste de África.

Se alimenta entre mayo y julio en parejas solitarias o pequeños grupos de entre 1 a 15 parejas.

Come pequeños peces, crustáceos, insectos, anélidos y moluscos.

Charrancitos capturando peces
Pasa el puntero del ratón por encima para ver la imagen animada


Como la mayoría de los charranes, el charrancito pesca lanzándose en picado al agua, generalmente en medios salinos. La ofrenda de pescado del macho a la hembra es parte de su ritual de cortejo.

Anida en pequeñas colonias abiertas, con una distancia de unos 2 metros entre nidos.

El nido está formado por una pequeña depresión en el suelo rodeado de piedras o restos de moluscos.

En las áreas costeras la reproducción es más constante y en el interior encontramos gran variación espacial en la localización de las colonias de cría. Puede variar dependiendo de circunstancias como la cantidad de agua del embalse, etc..

En el 2007 criaron en el Rosarito entre 3 a 5 parejas.

Aperece en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.categorizada como de "interés especial" y como "rara" en el Libro Rojo de las Aves de España,pero no amenazada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...