"Buscar la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo..."


lunes, 21 de noviembre de 2011

La Salamanquesa común en el sur de Gredos

Nombre científico: Tarentola mauritanica (Linnaeus 1758)

Castellano: Salamanquesa común
Catalán: Dragó comú
Euskera: Dragoitxo arrunta
Gallego: Osga
Inglés: Moorish gecko
Francés: Tarente

De la 650 especies de salamanquesas (la familia Gekkonidae) cocidas a nivel mundial, cuatro se encuentran en Europa y dos de ellas en España (T. Mauritanica y Hemidactylus turcidus).

Tarentola mauritanica
Detalle de la cabeza. Se puede observar un ácaro al lado del ojo. Canon 100 mm macro.

Hay gente que tiene cierta fobia hacia esta especie, pero es completamente inofensiva, ni muerde, ni tiene veneno, es un buen aliado del ser humano pues caza insectos que puede resultarnos molestos o perjudiciales y además es un animal bastante curioso; cambia la intensidad de su color dependiendo del medio en el que se encuentre y puede dar pequeños grititos cuando es capturado.

Puede vivir hasta doce años en cautividad. En libertad su esperanza de vida es mucho más corta, de 3 o 4 años pues es una presa codiciada.

Aparece en el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del istado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Tarentola mauritanica

Identificación:

Individuos de hasta 15cm de longitud incluyendo la cola. Su cuerpo es robusto, aplanado, y su cabeza grande y ancha, triangular y separada del cuerpo por un cuello marcado. El dorso, las patas y la cola tienen tubérculos cónicos prominentes, que le dan un aspecto espinoso. Cuando pierde su cola puede regenerarla, aunque la nueva es más lisa y carece de bultos.

Se caracteriza por tener pupilas verticales y cinco dedos ensanchados en cada extremidad con almohadillas laminadas infradigitales enteras y con una garra en el tercer y cuarto dedo.

Coloración variable, grisácea o parduzca, con manchas más oscuras irregulares y algunas longitudinales, variando según el ambiente donde se encuentre. Las partes inferiores son blanquecinas o amarillentas. Iris grisáceo. La coloración general tiende a ser muy oscura durante el día y muy clara durante la noche.

Los machos tienen una talla mayor y la cabeza más grande que las hembras.

Hábitat:

Especie propia de rocas, pedregales pero también en bosques sobre troncos de árboles, en donde puede desplazarse con facilidad por todo tipo de superficies gracias a las laminillas adhesivas de sus dedos. También pueden vivir en troncos de árboles y matorrales.

Tarentola mauritanica juniperus
También podemos encontrar Salamanquesas sobre troncos de arbol. Un Juniperus oxycedrus (enebro) en este caso.

Tarentola mauritanica juniperus
Este ejemplar debió sufrir un ataque hacía poco y había perdido la cola.

Tarentola mauritanica

Es una especie muy adaptable, por lo que podemos encontrarla presente en construcciones humanas en pueblos y ciudades, a condición de que cuente con refugios donde ocultarse.

Raramente supera altitudes superiores a 800 m, siendo más frecuente a cotas inferiores.

Alimentación:

La dieta es muy variada e incluye numerosos grupos de invertebrados.

Los grupos más importantes son coleópteros, arácnidos, himenópteros, lepidópteros y larvas de insectos, aunque también en alguna ocasión se ha encontrados en sus excrementos restos de otros reptiles (jóvenes de lagartijas, y otras salamanquesas) y frutos.

Tarentola mauritanica
La coloración varía según el medio en el que se encuentre. Sobre fondo blanco es mas claro.

Tarentola mauritanica
Sobre fondo gris del cemento, el ejemplar incrementa su tono de color.

En muros y tapias iluminados utiliza la caza al acecho de insectos atraídos por los puntos de luz. Las salamanquesas permanecen quietas detectando presas que se mueven desde 1,5-2 m y se acercan despacio desde una distancia de 5-30 cm. En las Baleares caza de manera más activa en lugar de al acecho.

Actividad:

Muestra actividad tanto diurna como nocturna. Durante el día están activas a todas horas, aunque en general solamente se las ve a primera hora. El resto del día permanecen bajo las rocas o entre las piedras. Con el crepúsculo salen de los refugios y están activas durante las primeras horas de la noche. Los últimos individuos se retiran entre las 2 y las 4 h de la madrugada.

Inverna entre las piedras de las tapias, grietas, techos de edificaciones, bajo cortezas de troncos, solas o en grupos de hasta 5 individuos.

Su período de actividad anual se extiende desde marzo a septiembre, aunque puede estar activa en otoño e invierno en las regiones más cálidas.

Distribución:

Análisis de ADN mitocondrial indican relación entre las poblaciones de la península ibérica, Italia, Menorca, Creta y Túnez, lo que sugiere expansión de su distribución de la mano del hombre. Se estima que el origen de esta especie podría estar en Túnez, aunque hacen falta más datos.

Tarentola mauritanica
Distribución de Tarentola mauritánica en la península ibérica y en la cuenca mediterránea

En la península tenemos 3 linajes distintos, el primero es común al continente Europeo y lo tenemos en la costa mediterránea y centro, el segundo es endémico y se encuentra en al centro y el tercero está en el sur y tiene relación con poblaciones de marruecos.

Esta especie también se ha expandido por el archipiélago de Madeira y en el continente americano en Montevideo (Uruguay), Asunción (Paraguay), Buenos Aires (Argentina )y California (Estados Unidos)

Reproducción

El período reproductivo tiene lugar durante la primavera, pudiendo extenderse a principios del
Verano.

Tarentola mauritanica
Podemos observar su característica pupila vertical

Realiza de 1 a 3 puestas al año, cada puesta se compone de 1-2 huevos que miden 11,8-14,7 x 9,4-10,5 mm.

Tarentola mauritanica huevos
Una puesta realizada dentro del hueco de un ladrillo en un muro

Las puestas son depositadas bajo piedras, enterradas en el suelo, dentro de tapias, bajo cortezas, tejas y troncos de árboles. En lugares favorables pueden concentrarse puestas de varias hembras.

El período de incubación depende de la temperatura y oscila entre 44 días a 32,5ºC y 65-75 días a 27,5ºC.

Tarentola mauritanica juvenil
Ejemplar joven

Los recién nacidos miden 40-58 mm de longitud total.

Estrategias antidepredatorias

Generalmente huye directamente hacia un refugio ante un depredador. A veces permanece inmóvil, lo que unido a su coloración dorsal oscura formada por manchas irregulares que disimulan su silueta corporal, le hacen potencialmente críptico a depredadores. Al ser capturado por un depredador emite un tipo de chillido que podría favorecer su escape.

Tarentola mauritanica
Detalle de las patas y la zona de la cola. Tercer y cuarto dedo con uñas.

También es capaz de soltar su cola en caso de peligro para que el predador de turno se entretenga con esta parte de su anatomía. Mas vale perder una parte del cuerpo que se puede regenerar que la vida.

Tarentola mauritanica
Buen detalle de la zona en la que ha perdido la cola recientemente. También se aprecian las almohadillas.

Depredadores

Tiene bastantes, desde reptiles como Coluber hippocrepis, Coronella girondica o Malpolon monspessulanus.

También aparece regularmente en la dieta de la lechuza común, (Tyto alba), presa ocasional de la Garcilla bueyera (Bubulcus ibis) y del cernícalo (Falco naumann)i e incluso en algún mamífero como la Gineta, (Genetta genetta)

Termorregulación

Sale a solearse a primeras horas, mostrando entonces una coloración corporal muy oscura durante las 2-3 primeras horas de insolación. Una vez obtenida la temperatura corporal adecuada, se oculta entre las piedras.

La temperatura media corporal de individuos capturados bajo piedras durante el día
es de 33,5ºC, más alta en verano y menos en primavera.

Comportamiento social

La producción de sonidos en forma de chillidos de tipos variados juega un importante papel en la comunicación entre individuos, especialmente durante la actividad nocturna. Hay un tipo de chillido defensivo que se emite al ser capturado o frente a otros individuos de su especie.

Parásitos

Se conocen tanto parásitos internos (protozoos, trematodos, cestodos, nematodos) como externos (ácaros).

El caso más llamativo, es el de los ácaros. Es habitual encontrar individuos con ácaros rojos insertados entre las escamas en patas, ojos, etc.

Se han citado los siguientes ácaros en poblaciones españolas:

Hirstiella insignis, Geckobia latastei, G. loricata (En baleares), Geckobia canariensis y G. tinerfensis (Ambos en las islas canarias)

El género Geckobia agrupa a 65 especies de ácaros ectoparásitos de geckónidos a lo largo y ancho del planeta, la mayoría partenogenéticos y con alta especificidad parásito-huesped.

Geckobia latastei parasita a Tarentola mauritanica en la Península Ibérica. Se cree que el ancestro común de los Geckobia parasitaba al ancestro común de los geckos, y que se ha expandido y diversificado junto con ellos.

Mecanismo de adhesión de sus patas

Tarentola mauritanica pata
Detalle de la pata, con varios ácaros entre las escamas.

Los geckos en general pueden trepar por cualquier superficie, esto ha sido objeto de investigación reciente y está dando sus frutos a nivel práctico, pues ya hay empresas que están desarrollando superficies adherentes muy potentes.

Las siguientes imágenes pertenecen a artículos externos:


Estructura de las laminillas y setas


Poseen unos dedos almohadillados, rayados y compuestos por filas de laminillas, estas a su vez están formadas por estructuras diminutas denominadas setas, (pelillos muy finos ensanchados en el extremo).

Las setas tienen puntas ensanchadas compuestas a su vez por aún más pequeños pelillos con forma de espátula.


Aplicaciones industriales


Así pues vemos que la estructura se va haciendo cada vez más pequeña y fina hasta serlo tanto que entra en íntimo contacto con las superficies sobre las que anda el gecko, un contacto tan cercano que hace que comiencen a aparecer fuerzas moleculares de atracción o de van der Waals debidas a interacciones electrostáticas entre iones.

http://es.wikipedia.org/wiki/Fuerzas_de_Van_der_Waals

Otra cuestión curiosa es que esta adherencia es direcccional, es decir actúa al pisar con determinado ángulo con respecto a la superficie y dejan de actuar al variar este, por lo que de esta manera puede la salamanquesa levantar su pata y volver a posarla.

Enlaces y Bibliografia:

4 comentarios:

  1. Uf, se me ha irritado el ojo de ver el ácaro ese... :-S

    ResponderEliminar
  2. Los ácaros son curiosos, los he llegado a ver encima de escarabajos y según parece nuestras camas están repletas de ellos... será mejor no mirar el colchón a un microscopio.

    ResponderEliminar
  3. Hola me ha gustado mucho tu informacion sobre salamanquesas.
    y mi curiosidad ha sido, que viviendo en Madrid al lado del Bernabeu,en un cuarto piso, ha venido una a mi terraza minuscula pero llena de plantas, tengo que decir que pajarines han venido bastantes,carboneros,herrerillos mosquitero .......pero salamanquesas? no doy credito .
    Ahora me ha entrado la preocupacion de que no veo muchos insectos,ya que ha venido que se quede..
    Pues nada un saludo
    Amparo Portillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amparo, es llamativo que en pleno Madrid tengamos Salamanquesas, pero es algo que según tengo entendido se detecta de vez en cuando.
      Seguro que tu nueva inquilina encuentra alimento sin problemas.

      Gracias por tu comentario y disfruta de tu rincón de naturaleza en pleno Madrid.

      Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...